Mes: septiembre 2020

OneScan™ – Densitometría Ósea

No usa un posicionador de bloque de espuma para pierna: ayude al paciente a subir a la mesa de exploración y colóquelo en el centro de la misma, como se describe a continuación. Utilice la línea central de la mesa como referencia para alinear al paciente. Los brazos del paciente deben quedar cruzados sobre el pecho, alejados de los laterales de ambas caderas. Seleccione Posición de la barra de herramientas Nueva medición. El brazo del escáner se mueve a la posiciónde inicio aproximada. Se muestra un gráfico con la posición correcta del paciente y la posición de inicio de la medición. • OneScan™no usa un posicionador de bloque de espuma para pierna: Utilice la línea central de la mesa como referencia para asegurarse de que la abrazadera del pie esté centrada. Alinee la línea central con la guía que se encuentra en la base de la abrazadera del pie. Gire internamente las piernas del paciente y asegure sus pies con la abrazadera para los pies (GE-Lunar sugiere no quitar los zapatos). 3. Posición del láser Utilice el gráfico que se muestra para ajustar la posición de la luz del láser. Coloque la luz del láser a aproximadamente 5 cm por debajo del ombligo del paciente y en el mismo plano longitudinal que la línea intermedia del paciente. 4. Seleccione Iniciardesde la barra de herramientas Nueva Mediciónpara iniciar la medición. Monitorice la imagen para asegurarse de que sea correcta. 5. Asegúrese de que la columna esté en el centro de la imagen, L4 (1) se muestra en su totalidad, la parte superior de L5 (2) se muestra en los primeros 1 a 2 barridos para Prodigy, 5 a 15 líneas de exploración para DPX. (3) Se muestra aproximadamente 1/2 de T12. Si la imagen no es correcta, seleccione Interrumpir, vuelva a situar la luz de láser y reinicie la medición. 6. Si desea llevar a cabo otra medición para el paciente, seleccione Configuración de la barra de herramientas Nueva medición. Consulte el tema Pantalla Nueva medición para las funciones adicionales de la pantalla. 7. Una vez que haya completado las mediciones para el paciente, seleccione Inicio para mover el brazo del explorador a la posición de inicio. 8. SeleccioneCerrar para salir de la pantalla Nueva medición. Consulte el tema Pantalla Nueva medición para funciones adicionales de la pantalla.

Medición de columna AP

Los requisitos de colocación para una medición de Columna AP dependen de si se ha elegido utilizar el bloque de espuma posicionador para las piernas en la pestaña Medir opciones del usuario.

El bloque de espuma no se debe utilizar si se marca OneScan™ para una medición específica, pero se debe usar si OneScan™ no está marcado para la medición. En el caso de mediciones con OneScan™, el cálculo de las puntuaciones T asume que no se usa un bloque de espuma. 1. Bloque de espuma para pierna • Si está utilizando el bloque posicionador de pierna de espuma: Ayude al paciente a subir a la mesa de exploración y colóquelo en el centro de la misma, como se describe a continuación. Utilice la línea central de la mesa como referencia para alinear al paciente. Los brazos del paciente deben estar sobre la mesa de exploración, a los lados del cuerpo del paciente. • Advertencia: retire el bloque de espuma para las piernas antes de colocar el brazo del escáner y inmediatamente después de que haya finalizado la exploración de Columna AP.

Seleccione Posición de la barra de herramientas Nueva medición. El brazo del escáner se mueve a la posiciónde inicio aproximada. Se muestra un gráfico con la posición correcta del paciente y la posición de inicio de la medición. • Si utiliza el bloque de espuma para las piernas: Utilice el bloque de apoyo para elevar las piernas del paciente. Asegúrese de que los muslos del paciente formen un ángulo de 60°a 90°con la parte superior de la mesa. Este paso ayuda a separar las vértebras y a aplanar la zona lumbar.

DENSITOMETRO PENCIL BEAM O UN FAN BEAM DXA

Densitometro haz de LÁPIZ O UN fan beam DXA

8 

Los densitómetros óseos se utilizan para evaluar la densidad del hueso y para detectar osteoporosis y fracturas óseas en pacientes. La exploración con densitómetro óseo también se denomina exploración DEXA y es el método estándar para medir la densidad mineral ósea (DMO).

La osteoporosis afecta a millones de personas en todo el mundo y se estima que una de cada dos mujeres y hasta uno de cada cuatro hombres mayores de 50 años se romperán un hueso debido a la osteoporosis.

El densitómetro óseo es una máquina útil y específica que no recibe tanto cariño como se merece, pero es importante estar informado sobre los dos tipos diferentes de densitómetros óseos al considerar uno para su instalación: Pencil Beam DXA o Fan Beam DXA .

Haz de lápiz

El Pencil Beam DXA fue el primer método utilizado para densitómetros óseos. Utiliza un haz singular de rayos X para producir una imagen. El Pencil Beam crea escaneos muy precisos, pero los escaneos en sí toman más tiempo, ya que el rayo único tarda un poco en escanear todo el cuerpo. Para instalaciones con poco tráfico que planean escanear no más de 15 pacientes al día, el Pencil Beam es una excelente opción.

Haz en abanico

El Fan Beam DXA (haz de ventilador de gran angular) no existe tanto tiempo como el método Pencil Beam, ya que solo se introdujo a principios de la década de 2000. Sin embargo, se ha convertido en una opción confiable para las consultas que necesitan escanear una gran afluencia de pacientes, ya que proporciona tiempos de escaneo mucho más cortos que el Pencil Beam. El Fan Beam utiliza múltiples haces de rayos X para barrer todo el cuerpo en lugar de solo uno, lo que resulta en tiempos de escaneo más cortos, pero a costa de una distorsión mínima de la imagen debido a la ampliación del tejido.

Además de Pencil Beam y Fan Beam, también existe el Fan Beam de ángulo estrecho . Fue creado por GE Healthcare y se utiliza exclusivamente para su línea Lunar Prodigy . El haz de ventilador de ángulo estrecho todavía usa múltiples haces de rayos X para barrer todo el cuerpo, pero también usa múltiples pases para obtener más imágenes. Luego, estas imágenes se compilan para adquirir las mejores ventajas de las máquinas Pencil Beam y Fan Beam: la calidad de imagen cristalina y la precisión del Pencil Beam, junto con la velocidad del Fan Beam.

https://www.amberusa.com/blog/bone-densitometer-options-choosing-pencil-fan-beam-dxa/

8 por Christine Runyon

Sarcopenia: qué es, causas y cómo prevenirla

El proceso de envejecimiento conlleva un deterioro de la capacidad física debido a los cambios que se producen en el sistema musculoesquelético, con pérdida de masa muscular y ósea, y con pérdida de elasticidad de los tejidos. Todo ello provoca una menor fuerza y calidad muscular. Son los propios cambios biológicos, que se producen a medida que envejecemos, los que provocan estos síntomas, pero también la falta de ejercicio y una dieta desequilibrada influyen en que ese descenso de la masa muscular se acentúe y acelere más de lo normal.

Qué es la sarcopenia

Sarcopenia es un término relativamente nuevo, acuñado, hace tres décadas, por el neurólogo investigador de la Universidad de Harvard Irwing Rosenberg para poner nombre a una patología intrínsecamente unida al proceso natural de envejecimiento. Se trata de la pérdida progresiva de masa muscular, cuya principal consecuencia es la disminución, también progresiva, de la fuerza y del tono de los músculos de nuestro cuerpo.

El aumento de la esperanza de vida ha hecho que el interés por frenar los síntomas de sarcopenia, que afecta a una población cada vez más numerosa, se incremente y son muchas las investigaciones centradas en disminuir su presencia y sus efectos negativos, que pasan por debilidad, falta de agilidad, fragilidad y progresiva dependencia.

Tal y como explica la Dra. María Luisa de Mingo, jefa del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital La Luz de Madrid, perteneciente al Grupo QuirónSalud (@quironsalud), la prevalencia de la sarcopenia oscila entre un 5 y un 40% y aumenta exponencialmente con la edad. Así, en personas de 70 años se sitúa entre el 5 y el 13% y en mayores de 80 años entre el 11 y el 50%.

Causas

Las causas de la aparición de sarcopenia son múltiples y, según la doctora De Mingo, incluyen:

  • Falta de actividad física.
  • Cambios en el funcionamiento del sistema endocrino relacionados con la edad. Disminuye la testosterona, la hormona de crecimiento y el estradiol, u hormona sexual femenina, y aparece resistencia a la insulina.
  • Enfermedades crónicas que afectan al corazón, al pulmón, al riñón, al hígado, a funciones endocrinas y de tipo neoplásico o tumoral.
  • Menor producción de insulina.
  • Mala alimentación, con aporte insuficiente de proteínas, calorías y nutrientes en general.
  • Enfermedades que causan malabsorción, como la celiaquía.
  • Insuficiente cantidad de vitaminas. En este sentido, la vitamina D tiene un importante papel en el metabolismo del músculo y el hueso. En mayores con niveles bajos de vitamina D se ha observado una debilidad muscular proximal que se traduce en dificultad para levantarse de la silla o subir escaleras.
  • Medicación que disminiye el apetito.

Cómo se diagnostica

Para su diagnóstico, aclara la experta de QuirónSalud, se realizan varias pruebas, que se centran en medir fundamentalmente tres aspectos:

Masa muscular, a través de:

  • Bioimpedanciometría, que es un examen que permite observar la composición corporal
  • Densitometría para comprobar la masa ósea.
  • Densitometría de composición corporal DEXA.

Fuerza muscular, mediante las pruebas:

  • Dinamómetro para calcular la fuerza
  • Sentarse y levantarse

Rendimiento y funcionalidad, observados a través de:

  • Velocidad de la marcha
  • Levantarse y caminar
  • Subir escaleras
  • Andar 400 metros

Su diagnóstico resulta fundamental para evitar problemas futuros, pues la sarcopenia tiene un importante papel en la aparición de fragilidad y deterioro de la capacidad funcional en personas de edad avanzada, condicionando un incremento de la dependencia y de las hospitalizaciones, así como aumentando el riesgo de caídas y, por tanto, de fracturas. De esta forma, su prevención y su mejoría disminuyen la mortalidad.

Sarcopenia

Cómo prevenirla

El deterioro de las fibras musculares y de su capacidad de contracción es algo propio del paso del tiempo, pero es cierto que no todas las personas mayores muestran los mismos síntomas. ¿Por qué algunas cuentan con una mejor musculatura que les permite una mejor calidad de vida y una mayor independencia? Los expertos coinciden en que el incremento de la sarcopenia no se debe únicamente al envejecimiento, sino a algunos ‘males’ que afectan a nuestra sociedad actual como son la obesidad, la falta de ejercicio por la prevalencia de la vida sedentaria y los hábitos nutricionales poco saludables. En este sentido, llevar un envejecimiento activo es la mejor medida de prevención. 

Para evitar y retrasar la aparición de la sarcopenia, la doctora María Luisa de Mingo lo resume en dos pautas muy básicas: mantener una alimentación adecuada y evitar el sedentarismo.

Cuidar la alimentación

Es recomendable que siga el patrón de una dieta mediterránea, asegurando una cantidad suficiente de calorías, vitaminas, proteínas… En definitiva, una adecuada ingesta proteica. No obstante, en ocasiones es necesario adaptar el aporte proteico al estado nutricional de la persona, así como tener en cuenta otras posibles afecciones, como la patología renal crónica avanzada.

A esto hay que añadir, como menciona la endocrina, que “a partir de los 70 años el apetito disminuye y la cantidad de la ingesta suele ser menor, por lo que el riesgo de una mala nutrición aumenta“.

Huir del sedentarismo

El segundo pilar para prevenir la sarcopenia es realizar actividad física, que no sólo ayudará a tratar este problema, sino que también será útil para evitar el deterioro de los huesos, con una menor probabilidad de sufrir fracturas; problemas coronarios, tensión arterial alta, diabetesdepresión o un colesterol LDL elevado.

​Para motivar la actividad física, esta especialista ofrece una serie de recomendaciones:

  • Ejercicios de resistencia aeróbica, fuerza muscular, flexibilidad y equilibrio.
  • Moderar la intensidad, y que sea constante.
  • Caminar o practicar ejercicio durante media hora o 45 minutos cada día.
  • Consultar con un doctor especializado o profesional licenciado en ciencias de la actividad física para guiar acerca del tipo de ejercicio más adecuado, en caso de tener una determinada patología.

Como conclusión, la doctora María Luisa de Mingo señala que “en estas edades se deben fortalecer los músculos, sobre todo de las piernas, y mejorar la coordinación y el equilibrio, reduciendo el riesgo de caídas”.

https://www.65ymas.com/salud/sarcopenia-envejecimiento-que-es-causas-como-prevenirla_16409_102.html

¿Qué es la osteopenia? | Síntomas, causas y cómo tratar la enfermedad

La osteopenia define una densidad ósea anormal pero no tan baja que se pueda definir como osteoporosis (Shutterstock)

La osteopenia define una densidad ósea anormal pero no tan baja que se pueda definir como osteoporosis. De hecho, hay fuentes médicas que consideran el término en desuso. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se define la osteopenia por densitometría ósea con un puntaje T -1 a -2,5. Si no se trata la osteopenia siguiendo las recomendaciones médicas se puede llegar a desarrollar osteoporosis. Las mujeres tienen más posibilidades de presentar osteopenia a partir de los 30 años que los hombres.

Causas de la osteopenia

Deficiencia de calcio y vitamina D, causas genética, falta de ejercicio físico y premenopausia

A partir de los 30 años el cuerpo reabsorbe las células existentes de los huesos más rápido de lo que tarda en formarse el hueso nuevo con lo que los huesos pierden minerales, masa y estructura debilitándose y aumentando el riesgo de fractura. La densidad ósea máxima alrededor de los 30 años de edad. Cuanto más gruesos sean los huesos en torno a esa edad más tiempo pueden aparecer la osteopenia o la osteoporosis.

La osteopenia puede tener causas diversas como:

– Carencia o inactividad del calcio.

– Carencia o inactividad de la vitamina D.

– Causas genéticas.

– Premenopausia y bajo peso corporal.

– Falta de ejercicio físico.

– Trastornos de la alimentación como la anorexia nerviosa.

– Problemas del metabolismo que no permiten la absorción de vitaminas y minerales.

– Tratamiento de quimioterapia o con medicamentos como los esteroides.

– Antecedentes familiares de osteoporosis.

– Hipertiroidismo.

– Hiperparatiroidismo.

– Síndrome de Cushing.

– Diabetes tipo 1.

– Enfermedad de Addison.

– Sarcoidosis.

– Hipogonadismo.

– Gigantismo.

– Enfermedad celíaca.

– Colitis ulcerosa.

– Enfermedad de Crohn.

– Cirrosis biliar primaria.

– Artritis reumatoide.

– Inmovilización prolongada.

– Tabaquismo.

– Alcoholismo.

Síntomas de la osteopenia

Asintomática

La osteopenia no tiene síntomas. Suele detectarse gracias a las pruebas realizadas para otras enfermedades como prueba confirmación de trastornos que pueden incluir la pérdida de densidad ósea por la enfermedad o por el tratamiento.

Diagnóstico de la osteopenia

Densitometría ósea

La osteopenia se diagnostica mediante una densitometría ósea; prueba que mide la cantidad de masa ósea del esqueleto.

– puntaje T -1,0 o por encima. Normal.

– puntaje T -1 a -2,5. Osteopenia

– puntaje T -2,5 o por debajo. Osteoporosis

– puntaje T -2,5 o por debajo con historia de fracturas. Osteoporosis severa.

Tratamiento y medicación de la osteopenia

Suplementos de calcio y vitamina D y ejercicio físico

El primer paso para tratar la osteopenia consiste en la adopción de una serie de cambios en el estilo de vida que incluyan una dieta saludable y equilibrada rica en fuentes de calcio como la leche y otros productos lácteos además de verduras de hoja verde y productos enriquecidos con calcio.

Hacer ejercicio es importante para tener huesos fuertes como: caminar, bailar, hacer excursiones, utilizar pesas ligeras o bandas elásticas. Estas opciones deben consultarse con el médico o con el fisioterapeuta.

Probablemente el médico prescriba un suplemento de calcio combinado con vitamina D.

Prevención de la osteopenia

Hábitos de vida saludables y detección precoz

Los hábitos de vida saludable que excluyan el tabaco y el alcohol e incluyan una dieta saludable rica en vitamina D y alimentos ricos en calcio además de ejercicio físico moderado y regular favorecen la salud ósea. Aparte, a partir de los 65 años, sobre todo, las mujeres deben someterse a una prueba de densidad ósea de forma rutinaria para conocer la salud de su masa ósea.

https://www.lavanguardia.com/vida/salud/enfermedades-reumaticas/20190805/463872207924/osteopenia-osteoporosis-densiometria-debilidad-osea-deficiencia-de-calcio-deficiencia-de-vitamina-d.html#:~:text=La%20densidad%20%C3%B3sea%20m%C3%A1xima%20alrededor,la%20osteopenia%20o%20la%20osteoporosis.

¿Qué es la Osteoporosis y qué la causa?

El hueso es un tejido vivo y en crecimiento que va cambiando a lo largo de la vida.

La osteoporosis es una enfermedad de los huesos que ocurre cuando el cuerpo pierde demasiado tejido del hueso, o bien cuando el cuerpo produce poco tejido de hueso, o cuando pasan las dos cosas. El resultado de esta enfermedad es que los huesos se debilitan y pueden romperse por una simple caída o, en casos serios cuando la enfermedad está muy avanzada, los huesos pueden romperse por golpes suaves o por simples estornudos.

La palabra Osteoporosis significa “hueso poroso o agujereado”. Si nosotros viéramos un hueso con un microscopio, el hueso sano se vería como un panal de abejas. En cambio, cuando la osteoporosis ocurre, los agujeros y los espacios en ese panal se verían mucho más grandes que en un hueso sano. Es decir, los huesos con osteoporosis perdieron densidad o masa del hueso. A medida que los huesos se vuelven menos densos, se vuelven más delgados, se debilitan y pueden romperse con más facilidad.

Por eso, si usted tiene 50 años o más y se ha roto un hueso, consulte con su médico para hacerse una prueba de densidad de los huesos para verificar las condiciones en las que están.

Esta serie de videos en Español es posible gracias al apoyo de Amgen, comprometidos en su misión de ayudar a pacientes y cuidadores.

La osteoporosis es común

Se sabe que cerca de 54 millones de americanos tienen osteoporosis y una baja densidad de masa de los huesos. Esta baja densidad es la que hace que el riesgo de tener osteoporosis sea mayor. Se cree que 1 de cada 2 mujeres, y 1 de cada 4 hombres mayores de 50 años podrían romperse un hueso debido a la osteoporosis.

La osteoporosis es una enfermedad seria

El romperse un hueso es una complicación grave de la osteoporosis, especialmente en los pacientes de edad avanzada. Los fracturas de huesos con osteoporosis tienen más probabilidades de ocurrir en la cadera, en la columna vertebral o en la muñeca, pero también pueden romperse otros huesos. La osteoporosis puede causar dolor permanente, que algunos pacientes pierdan altura y cuando la osteoporosis afecta a los huesos de la columna vertebral, puede producir una postura encorvada o una joroba.

La osteoporosis puede limitar la capacidad de movimiento y esto lleva al aislamiento de la persona o a que se deprima. También se ha comprobado que el veinte por ciento de los ancianos que se rompen una cadera, se mueren dentro de un año por cualquiera de las complicaciones relacionadas con el propio hueso roto o relacionado a la cirugía para repararlo. Finalmente, muchos pacientes necesitan atención de enfermería a largo plazo.

La osteoporosis es costosa


La osteoporosis es responsable de dos millones de huesos rotos y $19 billones en costos, cada año. Para el año 2025, los expertos predicen que la osteoporosis será responsable de aproximadamente tres millones de fracturas y $25.3 billones en costos anuales.

La osteoporosis puede aparecer silenciosamente

La osteoporosis a menudo es llamada una enfermedad silenciosa porque uno no puede sentir los huesos debilitándose. Los primeros signos de osteoporosis pueden ser: romperse un hueso o notar que la altura de la persona se está haciendo más corta o que la parte superior de la espalda se curva hacia delante. Si usted está experimentando pérdida de estatura o su columna vertebral se hace curva, consulte a su médico inmediatamente.

Enfermedades, condiciones y procedimientos médicos que pueden causar pérdida de hueso

Hay muchos problemas de salud y algunos procedimientos médicos que aumentan la probabilidad de osteoporosis. Si usted tiene cualquiera de las siguientes enfermedades o trastornos, hable con su médico acerca de lo que puede hacer para mantener sus huesos sanos.

Trastornos autoinmunes

  • Artritis reumatoidea (RA, por sus siglas en inglés)
  • Lupus
  • Esclerosis múltiple
  • Espondilitis anquilosante

Trastornos digestivos y gastrointestinales

  • Enfermedad celíaca
  • Enfermedad inflamatoria del intestino (IBD, por sus siglas en inglés)
  • Cirugía para pérdida de peso

Procedimientos médicos

  • Gastectromía
  • Procedimiento de bypass gastrointestinal

Cáncer

  • Cáncer de mama
  • Cáncer de próstata

Trastornos de sangre/hematológico

  • Leucemia y linfoma
  • Mieloma múltiple
  • Enfermedad de anemia falciforme (Sickle cell disease)

Trastornos del sistema nervioso/neurológico

  • Accidente cerebral (Stroke)
  • Enfermedad de Parkinson
  • Esclerosis múltiple (MS, por sus siglas en inglés)
  • Lesiones en la médula espinal

Trastornos de la sangre y de la médula ósea

  • Talasemia

Enfermedades mentales

  • Depresión
  • Trastornos de la alimentación

Trastornos hormonales/endocrinos

  • Diabetes
  • Hiperparatiroidismo
  • Hipertiroidismo
  • Síndrome de Cushing
  • Tirotoxicosis
  • Períodos irregulares
  • Menopausia prematura
  • Niveles bajos de testosterona y estrógenos en los hombres

Otras enfermedades y condiciones

  • SIDA (AIDS/HIV)
  • Enfermedad pulmonaria obstructiva crónica (COPD, por sus siglas en inglés), incluyendo enfisema
  • Tríada de la atleta femenina (incluye la pérdida de los períodos menstruales, trastorno de la alimentación y ejercicio excesivo)
  • Enfermedad crónica de los riñones
  • Enfermedad del hígado, incluyendo cirrosis biliar
  • Transplantes de órganos
  • Polio y síndrome post-polio
  • Dieta pobre, incluyendo mala nutrición
  • Escoliosis
  • Pérdida de peso


Nota: Esta lista no incluye todas las enfermedades y condiciones que pueden causar la pérdida de hueso. Hable con su médico y pregúntele si alguna de las afecciones que usted tiene puede estar causando pérdida de hueso.

Medicamentos que pueden causar pérdida ósea

Algunos medicamentos pueden ser dañinos para los huesos, incluso si usted necesita tomar esos medicamentos para otra condición de enfermedad o trastorno que usted tenga. La pérdida de hueso suele ser mayor si usted toma el medicamento en dosis altas o durante mucho tiempo.

Es importante que usted hable con su médico acerca de los riesgos y los beneficios de los medicamentos que usted toma, y en especial, cómo estos medicamentos pueden afectar a sus huesos. Por favor, no deje de recibir tratamiento y no cambie la dosis de sus medicamentos a menos que su médico le diga que es seguro hacerlo. Si usted necesita tomar un medicamento que causa pérdida de hueso, consulte con su médico para determinar la dosis más baja posible que usted pueda tomar para controlar sus síntomas.

Los siguientes medicamentos pueden causar pérdida de hueso:

  • Antiácidos que contienen aluminio
  • Los medicamentos anticonvulsivos (sólo algunos) como el Dilantin® o el Fenobarbital
  • Los inhibidores de la aromatasa tales como Arimidex®, Aromasin® y Femara®
  • Medicamentos quimioterapéuticos contra el cáncer
  • Ciclosporina A y FK506 (Tacrolimus)
  • La hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) tal como Lupron® y Zoladex®
  • Heparina
  • Litio
  • Acetato de medroxiprogesterona para la anticoncepción (Depo-Provera®)
  • Metotrexato
  • Los inhibidores de la bomba de protones (PPI) como Nexium®, Prevacid® y Prilosec®
  • Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) como Lexapro®, Prozac® y Zoloft®
  • Los esteroides (glucocorticoides) como la cortisona y la prednisona
  • Tamoxifen® (uso premenopáusico)
  • Tiazolidinedionas como Actos® y Avandia®
  • Las hormonas tiroideas en exceso

Nota: Esta lista no incluye todos los medicamentos que pueden causar pérdida de hueso.

Osteoporosis y Medicamentos Esteroides

Las medicinas esteroides pueden ser tratamientos de mucha ayuda para algunas condiciones, pero también pueden causar pérdida de hueso y osteoporosis. Estos medicamentos se conocen a menudo como esteroides, glucocorticoides o corticosteroides. Estos no deben confundirse con los esteroides anabólicos, que son las hormonas masculinas que algunos atletas utilizan para construir músculo.

Los médicos recetan esteroides para muchos problemas de salud, incluyendo la artritis reumatoide (pero no para la osteoartritis), el asma, la enfermedad de Crohn, el lupus y las alergias. A menudo se recetan para aliviar la inflamación. También se usan junto con otros medicamentos para tratar el cáncer y las enfermedades autoinmunes, y para complementar los trasplantes de órganos. Los medicamentos esteroides comunes son la cortisona, la dexametasona (Decadron®), metilprednisolona (Medrol®) y la prednisona. Las formas intravenosas de estos medicamentos incluyen el succinato sódico de metilprednisolona (Solu-Medrol®).

Tomar medicamentos esteroides como pastillas en una dosis de 5 mg o más durante tres o más meses puede aumentar la probabilidad de pérdida de hueso y puede desarrollar osteoporosis. Hable con su médico acerca de tomar la dosis más baja por el período más corto de tiempo teniendo en cuenta su condición de salud. Si usted necesita tomar esteroides durante más tiempo, entonces, debe tomar medidas para prevenir la pérdida de hueso. Si usted tiene que tomar esteroides, es muy importante que obtenga suficiente calcio y vitamina D. También es importante que haga ejercicio y que no fume. Recuerde preguntarle a su médico si usted necesita hacerse una prueba para averiguar el estado de su densidad ósea (Prueba de densidad ósea).

https://huesosanos.org/pacientes/que-es-la-osteoporosis-y-que-la-causa/

WhatsApp chat